Claves para presentarte a un casting.

8 Abril, 2017

Un casting te ofrece una única oportunidad para demostrar tus habilidades y aptitudes. A continuación encontrarás una serie de consejos que te harán acudir seguro y dispuesto a conseguir el trabajo.

  • La llamada. Antes de recibir el mensaje en el cual tu agencia te informa del casting, la misma ya ha realizado un intenso trabajo previo para que todo se desarrolle correctamente: la conexión con el cliente, los detalles del presupuesto, las condiciones del trabajo, etc. De esta manera, el o la modelo sólo tiene que preocuparse por realizar un buen casting y, si es elegido, posterior trabajo; en ningún momento ha de recaer en el modelo la tarea de contactar con el cliente o con los organizadores del casting: esa función es de la propia agencia.

¡Importante! Si recibes una llamada perdida de tu agencia, devuélvela lo antes posible.

  • Confidencialidad. No se recomienda publicar la información de los castings abiertamente. La agencia te proporciona una oferta única y especializada, porque conoce bien a sus miembros; los clientes acuden a las mismas por la confianza y profesionalidad que ofrecen, así que cuida esa virtud.
  • Toda formación es bien recibida. No dejes de hacer cursos, asistir a charlas o indagar en Internet; todo aquello que puedas aprender te nutrirá como profesional.
  • Sobre el cliente. Al igual que en la primera cita con tu agencia, debes informarte sobre la empresa o cliente al que representa el casting. Esto te dará una base para una posible conversación, y por tanto más terreno sobre el que moverte.

Por ejemplo, si se tratase de una marca de calzado concreta y tuvieras unas zapatillas de esa misma marca, acudir con ellas supondrá un punto positivo. Esto no quiere decir que hayas de comprarte algún complemento de la marca a la que vayas a representar, pero sí que utilices a tu favor los recursos que ya tienes.

  • Aspecto. Es indiscutible que en un casting la primera impresión tiene mucho valor, pero no hay que olvidar que el otro punto fuerte es la actitud y personalidad de cada uno. Aun así, hay una serie de detalles que se deben cuidar:
    • Maquillaje. Una sutil base de maquillaje sobre la piel y algo de rímel que resalte tus pestañas será suficiente para asistir a un casting. El cliente quiere ver a la modelo en su aspecto más natural: los aditivos se incluirán en el shotting o en el desfile.
    • Atuendo. Sencillo es igual a mejor. Una camiseta blanca y unos jeans que se ajusten a tu figura harán que irradies naturalidad. Evita los colores llamativos o las prendas pomposas: te robarán el protagonismo.
    • Cuidado personal. Una manicura limpia, una piel depilada y un pelo aseado son signos para un casting satisfactorio. No olvides que además de tu actitud, tu físico es tu herramienta de trabajo.
  • El casting. El día señalado llega, y con él, los nervios del directo. Es importante estar calmado y despejado, realizar las comidas pertinentes completas y equilibradas, y sobre todo contar con un tiempo extra para la asistencia al casting. Atascos, imprevistos o errores pueden hacer que llegues tarde a tu cita. Ese tiempo adicional te permitirá localizar el lugar con precisión, conocer a los demás candidatos, o concentrarte para tu prueba. Has de confiar en ti mismo, mostrar tu personalidad y proyectar tu actitud.

“BELIEVE IN YOURSELF”

 ¡Importante! Cuidado con salir de marcha la noche previa… ¡las ojeras te pueden delatar!

  • ¿Y ahora qué? Una vez has realizado el casting, toca esperar. No te extrañes si no obtienes el veredicto al instante: ten en cuenta que disponen de multitud de perfiles, los cuales han de contrastar y valorar. Te elijan o no, no debes rendirte ni decaer; harán falta muchos castings hasta dar con el triunfo. Sigue trabajando y formándote… “Roma no se hizo en un día”.

Si te piden el número de teléfono en el casting, “para contactar contigo en caso de ser elegido”, no olvides dar el de tu agencia. Recuerda que es ella la que te representa y protege. No sería la primera vez que un fotógrafo o cliente intenta evadir esa parte del trámite para ahorrar costes.

¡¡A por todas!!